Soy un gran defensor del trío como un lenguaje de expresión musical. Creo que es una formación que permite una gran libertad y creatividad a los participantes con infinidad de buenos ejemplos. Además, un número reducido de instrumentos me invita a escuchar tanto el conjunto como cada uno por separado, un ejercicio con el que