Escuchar una grabación de una sesión de Jazz en un CD tiene algo de mágico e íntimo, pues uno puede imaginarse a los músicos en la escena como le venga en gana, pero poder disfrutarlos en vivo y verlos actuar en vídeo es todo un lujo que tenemos al alcance de la mano mucho más