Coleman Hawkins: The Stanley Dance Sessions (1958, Lone Hill Jazz)

Stanley Dance fue uno de los primeros críticos de Jazz de los que se tienen referencia, británico de nacimiento pero americano de adopción, era un fan absoluto de la era del swing, y criticaba abiertamente los géneros que como el BeBop vendrían posteriormente y que trataban de evolucionar el género.

En 1958 y por encargo de Sir Edward Lewis, vino a New York para producir un total de 9 elepés de los artistas más clásicos o «mainstream», y que se publicarían entre 1959 y 1960.

En febrero de 1958 y en dos sesiones distintas, Coleman Hawkins grabó para Stanley Dance el álbum The High and Mighty Hawk, que junto con otros dos temas grabados en directo en el Phytian Temple de New York en 1955, fueron publicados bajo el título The Stanley Dance Sessions que hoy os propongo escuchar.

Comenzamos con la primera sesión, en formato de quinteto con la trompeta de Buck Clayton, el piano de Hank Jones, el bajo de Ray Brown y la batería de Mickey Sheen. Hawkins, Jones y Brown, toda una garantía de buenas improvisaciones y mejores interpretaciones, ¿verdad?.

El primer tema es Bird of Prey Blues, en clara referencia al apodo de Coleman Hawkins, a quien llamaban Hawk. Blues de salón, blues de bourbon destilado, blues con el mismo humo que el cigarro que se marca Hawkins en esa portada que hoy sería tan poco correcta, blues con alma y con sentimiento que uno agradece que sea largo, son más de 11 minutos de disfrute con movimiento de pies garantizado.

El segundo tema My One and Only Love nos lleva a otro tipo de salón, salón de terciopelo rojo y mesas con manteles limpios, de cameros bien vestidos, de clientes con tuxedos y señoras con vestidos de noche ceñidos y con lentejuelas. My One and Only Love es un tema suave, perfecto para el saxo de Hawkins y el piano de Jones. Clyton y Brown tienen sus momentos pero este tema es de Hawkins y Jones.

Vignette me traslada a otro escenario, ahora me imagino con algo de prisa llegando a un teatro con un espectáculo musical. Este es un tema rápido, con mucho swing, en el que la trompeta de Clayton se convierte rápidamente en la protagonista, seguida por una improvisación de Hawkins que te deja boquiabierto.

Con el original de Hawkins Ooh-Wee, Miss GP regresamos a los tempos medios, de nuevo con Buck Clayton mostrándose competente y con un Ray Brown marcando una línea de ritmo muy presente, con esa potencia que le caracteriza.

Y con You’ve Changed, nos trasladamos de nuevo a los tempos lentos. Tempos tranquilos que me transmiten intimidad y que no sé por qué me hacen imaginar a Sonny Rollins al anochecer en el puente de Williamsburg cociendo su homenaje al puente en The Bridge. Aquí el protagonista y con mayúsculas es el que firma la sesión. La grabación nos muestra a Hawkins y Clayton claramente a la izquierda de la escena y a Jones y Brown claramente a la derecha y se agradecería un poco más de mezcla de los canales, sobre todo escuchándolo con auriculares.

Y terminamos la primera jornada de la sesión con la alegre Get-Set, en la que los micrófonos están igual de mal situados y la mezcla se llega a cargar el canal izquierdo en algún momento, el quinteto está fresco, con una base rítmica piano-bajo-batería funcionando como un reloj suizo y con Hawkins y Clayton improvisando con total libertad.

El álbum podría terminar aquí y sería estupendo, pero tenemos más, mucho más. Seguimos con otra jornada grabada dos semanas antes, con Hawkins, Jones y Sheen, pero cambiando a Clayton por Roy Elridge y a Ray Brown por George Duduvier.

Sunday, Hanid, Honey Flower y Nabob son los cuatro temas de esta segunda reunión que siguen una línea argumental similar, temas de tempos rápidos, medios y tranquilos, con Nabob como mi preferida por su sabor a blues. Me encanta cuando le ponen esa «especia» a la receta, todo se vuelve mucho más sabroso.

Y por si fuera poco, rematamos con dos temas en directo en el Phytian Temple de New York, precedidos por la introducción de Al ‘Jazzbo’ Collins en donde podemos disfrutar del privilegio de escuchar la voz de Coleman Hawkins, que responde a la petición del maestro de ceremonias pidiéndole una demostración de lo que es capaz de hacer con el saxo tenor con un solo de Foolin’ Around que seguro que dejó al público encantado.

El álbum cierra con una versión de más de siete minutos de The Man I Love, en un perfecto ejercicio de trabajo en equipo interpretando este conocido tema de los hermanos Gershwin.

Coleman Hawkins: The Stanley Dance Sessions (1958, Lone Hill Jazz)

http://open.spotify.com/album/5q7nt5NaDHwzQrQ9xamtYS

Coleman Hawkins - The Stanley Dance Sessions (1958, Lone Hill Jazz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies