Aunque mis oídos y mi mente están abiertos a cualquier tipo de propuesta musical, mis gustos son más bien conservadores y es raro que mis discos preferidos sean apuestas arriesgadas. Eso no quiere decir que no lo intente y de vez en cuando me encuentro con sorpresas muy agradables como esta. Cow Cow Norrland II