De seguir vivo, ayer 4 de agosto Louis Armstrong hubiera cumplido 113 años, y aunque murió joven en 1971 con 69 años, el legado de su música permanecerá de actualidad por mucho tiempo, pues además de ser un gran músico era un personaje entrañable que conquistaba el corazón de todo el que le veía actuar